nosotros

Qué es el Observatorio de la Maternidad

Consejo de asesores

Consejo de administración

Equipo de trabajo

Historia



Memoria Anual

Historia

A principios de 2001 nace mi interés por la maternidad. La proyección del impacto de las nuevas tecnologías en nuestra manera de comunicarnos sumada a la estrecha relación que por mi actividad privada tenía con la maternidad, dieron marco a una idea que no se corporizó hasta dos años más tarde.

Materna -así llamamos a esa inspiración- sería un medio de vinculación con las madres; un lugar de encuentro de Laboratorios Andrómaco y muchas otras empresas de variados sectores con centenares de miles de madres. Un lugar caracterizado por el respeto y el servicio. Un lugar virtual pero también físico que apuntase a valorizar la maternidad de manera sustentable a través de una empresa de servicios que mediase entre una enorme audiencia de madres que navegan por Internet y una razonable cantidad de auspiciantes, creando valor recíproco por la complementariedad de sus carencias y atributos.

Materna, ese sueño que por su originalidad fue incubado y desarrollado en otra empresa -Proxímitas- , fue lanzado el 1º de agosto de 2003 y reúne hoy la mayor comunidad de madres futuras y recientes del cono sur. Sus socias -más de 150 mil madres- pueblan de sur a norte nuestra patria y Santiago de Chile, sin más requisitos que contar con una cuenta de correo electrónico en la que recibir información calificada y pertinente a su calendario biológico.

El vínculo afectivo que ha construido Materna con ellas nos ha hecho depositarios de un conocimiento singular de sus intereses y vicisitudes, de sus sueños y sus reparos, de sus alegrías y sus angustias. Suele decirse que las mujeres son más sensibles que los hombres, y que las madres algo más que las mujeres. Entre las inquietudes iniciales detectadas entre las madres argentinas, figuraba la posibilidad de la solidaridad; esto es: la posibilidad de ayudar a otras madres, sus pares, que atravesasen circunstancias sociales menos favorecidas. No fue fácil perfilar la manera de satisfacer esta inquietud.

En abril de 2005 decidimos poner manos a la obra y aplicarnos a esto que las madres socias nos pedían. Convocamos por entonces a Carina Lupica, a quien conocía por haber coincidido en el Consejo Nacional del Plan Jefas y Jefes de Hogar, a donde me tocó participar durante unos 15 meses, en representación del Foro del Sector Social. Con su agudo discernimiento nos ayudó a meternos en tema, dilucidar cuál era el mandato que nos imponía esta comunidad y a desafiarlo con un par de alternativas. Se abrían dos grandes líneas de trabajo; una de carácter asistencial, destinada a socorrer madres en situación indefensa; y otra de carácter más analítico que, estudiando integralmente los condicionamientos que atraviesan las madres actualmente, iluminase el fenómeno de la maternidad en sentido amplio y con información estadística sólida, y que brindase sugerencias creativas a los responsables que, con sus decisiones, afectan el contexto actual de las madres. Nos inclinamos por esta última alternativa y nos pareció apropiado, por la disparidad de fines con Proxímitas, estructurarla bajo el status de una fundación independiente a todo lo visto. Empezamos a trabajar entonces en el "Observatorio de la Maternidad", un espacio plural en el que convergerían profesionales de disciplinas afines a la maternidad -psicólogos, antropólogos, neonatólogos, sanitaristas, nutricionistas, educadores, comunicadores sociales, etc.- y que permitirá el análisis, el debate y la divulgación de información calificada en torno a la cuestión.

Su misión es promover el valor social de la maternidad, mediante la generación de información y conocimiento especializado e integral, respecto de la situación y los problemas de las mujeres-madres.

PABLO ROVIRALTA
Fundador y Presidente
Fundación Observatorio de la Maternidad
Realizado por Proxímitas S.A.